Dieta del Huevo funciona para Adelgazar en una SEMANA, PERO…?

Rate this post

Dieta del huevo

La dieta del huevo es una dieta baja en carbohidratos, baja en calorías pero rica en proteínas. Está diseñada para ayudar a perder peso sin sacrificar la proteína necesaria para desarrollar músculos. Como su nombre lo indica, enfatiza el consumo de huevos como fuente principal de proteínas.

La dieta del huevo tiene múltiples versiones, pero en cada una solo puedes beber agua o bebidas sin calorías. Los alimentos con alto contenido de carbohidratos y azúcares naturales, como la mayoría de las frutas y todos los panes, pastas y arroz, se eliminan de esta dieta, que generalmente dura 14 días, pero también hay dieta del huevo de 5 días y 3 días. Solo ingieres tu desayuno, almuerzo y cena. No hay aperitivos, aparte de agua u otras bebidas sin calorías.

Dieta del huevo

La dieta del Huevo con su Plan de comidas

Comer solo huevo duro adelgaza y si bien hay varias versiones diferentes de la dieta del huevo, todas funcionan básicamente de la misma manera. Comenzarás cada día con huevos, y continuarás comiendo porciones pequeñas de proteína magra durante el día.

La proteína magra incluye:

  1. Huevos
  2. Pollo
  3. Pavo
  4. Pescado

 

Las frutas y verduras que puede comer incluyen:

  1. Toronja (Pomelo)
  2. Brócoli
  3. Espárragos
  4. Calabacín
  5. Hongos
  6. Espinacas

 

En la versión tradicional de la dieta del huevo, comerás huevos u otra fuente de proteína magra como pollo o pescado en cada comida. Los vegetales bajos en carbohidratos o pomelo (toronja) están incluidos en el desayuno y la cena. Un plan de comidas de muestra incluiría:

  • Desayuno: 2 huevos duros y 1 pomelo, o un omelet  de 2 huevos con espinacas y champiñones
  • Almuerzo: 1/2 pechuga de pollo asada y brócoli
  • Cena: 1 porción de pescado y una ensalada verde

 

Otra versión es la dieta de huevo y pomelo, en la que comerás la mitad de un pomelo con cada comida (en lugar de ser opcional dos veces al día). Un plan de comidas de esta versión de la dieta incluiría:

  • Desayuno: 2 huevos duros y 1/2 toronja
  • Almuerzo: 1/2 pechuga de pollo asada, brócoli y 1/2 toronja
  • Cena: 1 porción de pescado y 1/2 toronja

 

La versión final de esta dieta, que es menos común, es la dieta del huevo “extrema”. En esta versión, las personas solo comen huevos duros y beben agua durante 14 días. Esta dieta no es recomendable, ya que es extremadamente desequilibrada y puede causar desnutrición.

 

Efectos secundarios de la dieta del huevo

El efecto secundario no deseado más común de la dieta del huevo es la falta de energía que muchas personas sentirán por el agotamiento de los carbohidratos. Esto hace que sea difícil hacer ejercicio.

De repente cambiar a una dieta alta en proteínas y baja en carbohidratos también puede ser difícil al sistema digestivo adaptarse. Como resultado, puedes experimentar náuseas, estreñimiento, flatulencia y mal aliento.

Los huevos también son muy ricos en colesterol con 186 gramos, o 63 por ciento del valor diario recomendado. Sin embargo, la investigación ha demostrado que no es el colesterol en los alimentos de lo que preocuparse por la salud del corazón, sino las grasas saturadas y trans.

Un estudio de 2015 informó que los hombres que consumieron más de seis huevos por semana tenían un 30 por ciento más de riesgo de insuficiencia cardíaca. También tenían un mayor riesgo de accidente cerebrovascular isquémico. Comer seis huevos o menos por semana en hombres o mujeres no tuvo impacto en el accidente cerebrovascular hemorrágico, infarto de miocardio o insuficiencia cardíaca.

Debido a que los huevos no tienen fibra, deberás tener cuidado de incluir otros alimentos que sí tengan grandes cantidades. De esta forma, no afectará temporalmente la función intestinal ni matarás de hambre a tu bacteria intestinal sana.

Debido a que este tipo de dieta no es sostenible, muchas personas vuelven a los viejos hábitos de alimentación tan pronto como terminan. Es probable que recuperen el peso, si no más de lo que tenían al principio. Esto puede llevar a una dieta de yo-yo, que no es saludable.

 

¿La dieta del huevo es segura?

El consenso general en las comunidades médicas es que la dieta del huevo no es la forma más segura de adelgazar.

Si sigues cualquier versión de la dieta del huevo, tus calorías llegarán a menos de 1,000 calorías por día. Según la Escuela de Medicina de Harvard, no es seguro que las mujeres consuman menos de 1.200 calorías al día y que los hombres consuman menos de 1.500 a menos que sea supervisado por un profesional médico.

Comer hasta siete huevos a la semana, o más en algunos estudios, parece ser seguro para la población general, sin aparente efecto sobre el riesgo cardiovascular. Hacerlo puede reducir los riesgos de accidente cerebrovascular. Un estudio de 2015 confirmó que incluso algunas personas con diabetes pueden comer huevos con mayor liberalidad de lo que se creía anteriormente, alrededor de 12 por semana, sin empeorar los niveles de colesterol ni controlar el azúcar en la sangre.

Dicho esto, una dieta alta en proteínas y baja en carbohidratos puede estar asociada con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, según un estudio. La desventaja de este estudio en particular es que no controló o enfatizó los tipos de fuentes de carbohidratos o proteínas, lo que podría influir significativamente en el resultado del estudio.

Comer suficiente fibra todos los días es crucial para nutrir las bacterias intestinales. Los americanos ya están muy por debajo de la ingesta de fibra diaria recomendada. Dado que la fibra se encuentra principalmente en legumbres, frutas, verduras, nueces, semillas y granos integrales, la dieta de huevo podría complicar una ingesta de fibra baja.

 

Recomendación.

Cualquier tipo de dieta de choque extrema diseñada para adelgazar, puede funcionar si puedes cumplirla. Sin embargo, tales dietas normalmente vienen con el intercambio de consecuencias no saludables. La dieta del huevo no es sostenible, y la mayoría de las personas que la siguen volverán a poner el peso casi tan pronto como reanuden una dieta normal. Es más efectivo aumentar el ejercicio y elegir comidas bien balanceadas que limiten a las calorías, a los alimentos con alto contenido de azúcar y a los alimentos procesados, así que echale ganas cuando elijas cualquier dieta, pero siempre ve de la mano de un nutriólogo o médico especializado en alimentación.